• BLOG
Entradas recientes

APRENDE DE MIS ERRORES

APRENDE DE MIS ERRORES

Los libros que he leído sobre crecimiento personal, hablan mucho de la importancia de alcanzar nuestros objetivos de vida, copiando las estrategias de las personas que lograron lo que nosotros deseamos. Pero no es sólo copiar su paso a paso, sino aprendiendo a no cometer los mismos errores que ellos. Creo que no había entendido completamente bien ésta estrategia, hasta la semana pasada. Esta vez, fui yo la que cometió el error. Y quiero contarles lo que pasó para que ustedes aprendan de mi situación, y no tengan que vivir lo mismo por lo que yo pasé, para que tomen decisiones en sus vidas.

El viernes de la semana pasada, operaron a mi mamá. Un procedimiento sencillo para removerle una masa que tenía en los ganglios de la garganta. Digo sencillo, por que la operación sería por la boca y no debían realizar ningún corte.

Ese día estaba tranquila y confiada que todo iba a salir muy bien. Entré con mi mamá a cirugía para acompañarla a prepararse, ella entró al baño para cambiarse y cuando salió de bata y de gorro azul, algo dentro de mí se estremeció.

En ese momento, la cirujana se acerca y nos comenta los riesgos de la cirugía. No pensé que fueran tantos, sólo me dije: “Dios por favor, que todo salga muy bien”. Me despido de mi mamá y veo que tiene la cara de angustia e incertidumbre, pero es una cara como de una niña pequeña, que no quiere que la deje sola, porque no sabe qué va a pasar.

Apenas salgo y me siento en la sala de espera, comienzo a desesperarme, no sé qué hacer, tengo un taco en la garganta, mi cabeza empieza a imaginarse mil escenarios, empiezo a preocuparme por mi mamá, después por mi papá que está afuera esperando que le dé noticias. Me siento muy sola, con ganas de hablar con alguien para desahogarme, pero no sé explicar cómo me siento, así que decido escribir para calmar mi mente. Y esto fue lo que escribí. No quise hacer ninguna corrección de redacción o de signos de puntuación, porque quiero mantener la naturaleza del escrito, ya que me sirvió mucho para tomar fuerzas y continuar.

“Tengo un taco en la garganta, y los ojos encharcados. Verte de bata azul, con gorro, y lista para cirugía me ha impactado. Pienso por que se me arruga el corazón, si el procedimiento es corto y solo debemos esperar los resultados, el riesgo de la cirugía es mínimo y estás en las mejores manos (amigas del colegio) me duele el corazón es porque de alguna forma pienso que esto es mi culpa, las preocupaciones que te generé el año pasado, te estresaron y todo lo enfocaste en tu garganta. De pronto querías decirme muchas cosas y yo por no dejar que te involucraras e mi vida, no te dejaba hablar, o cuando me llamabas y era cortante, sé que colgábamos y te quedabas pensando que iba hacer, o por qué las cosas terminaron, sé que tenías muchas ilusiones y muchas esperanzas con los nuevos emprendimientos que estaba haciendo, y cuando todo colapsó, sé que te dolió de la misma forma que me dolió a mí. A hoy solo quiero pedirte perdón, perdón por a hoy estar en una cirugía, y yo acá en una sala de espera deseando lo mejor, perdón por muchas veces no contestarte y cuando lo hacía te contaba lo mínimo, que para que no te preocuparas, perdón por no cuidar mi salud y hacer que al verme el año pasado muy flaca te preocupaste por qué no estaba comiendo bien, lo cual era totalmente cierto. Perdón por no querer o conformarme con un estilo de vida tranquilo, trabajo, esposo e hijos. Quiero ser empresaria e independiente. Perdón por a hoy no darte los gustos que sé que te mereces, perdón por ser fría o distante, pero estoy trabajando en eso. En este momento solo le pido a Dios que todo salga muy bien y que los resultados Sean muy positivos, porque aún falta mucho más para que vivamos como familia, y aún falta mucho más que veas de mí. Gracias Dios, por ponerme en Manizales para acompañar a mi familia en todo este proceso, por qué todo lo que he implementado en mi vida, mis afirmaciones, meditaciones, pensamiento positivo y acción lo pude hacer con mi mamá, ya entiendo por qué estoy acá y cuál es mi labor. A hoy ese es mi enfoque, mi prioridad, no es buscar más trabajo o definir qué voy hacer con mi vida, porque sé Dios que eso lo definiremos más adelante, todas nuestras fuerzas y energías están para que este solo sea un pequeño procedimiento y podamos ya mañana seguir con nuestras vidas y construir la vida en familia que siempre hemos deseado y que desde hace un tiempo para acá comenzamos hacer”

Después de escribir esto, caigo en cuenta del por qué mi taco en la garganta. Me siento culpable de todo el proceso por el que está pasando mi mamá. Así que de una vez decido escribir como seré con ella de ahora en adelante, ¿qué haré diferente? Aprovecho el estado en el que estoy para comenzar a cambiar la relación, no sólo con mi mamá, sino también con mi papá. No voy a esperar a que él tenga un momento difícil para caer en cuenta de mi comportamiento hacia él.

Verla de bata azul sería una de las cosas más fáciles que me tocaría vivir esos 4 días que mi mamá estuvo hospitalizada. Tuvimos momentos muy complicados, pero fue gracias a esas decisiones que decidí implementar en mi relación con ella, que me permitieron ser el apoyo que mi familia necesitaba.

No esperen éste tipo de momentos para cambiar su forma de ser con alguien, puede ser con los papas, la familia o amigos. En ese tiempo de espera, hice ese ejercicio de reflexionar, con quien a hoy soy fría y distante, y si algo le ocurriera, me haría cambiar mi forma de ser con esa persona. La lista no fue muy larga, pero si son personas que a hoy veo que son importantes para mí y para mi proceso.

Lo más bonito de todo este proceso, es que no sólo me permitió cambiar, sino que también lo hizo mi mamá. Me ha dicho que toda esta experiencia le ha servido para entender por qué le insisto tanto con una buena alimentación y el ejercicio diario. Me dijo: “Lástima que hubiera tenido que estar en un hospital y ver mi situación y de las demás personas para entenderlo, y a hoy agradezco a Dios, que me permite respirar”

Si quiero que te quedes con algún mensaje de mi experiencia, es que aprendas amar sin esperar nada a cambio, que agradezcas a Dios por todos los beneficios que tienes a diario. Como dice mi mamá solo por respirar.

Agradece y sigue trabajando por tus metas, y en el proceso no olvides a las personas que tienes a tu alrededor (familia y amigos) que en momentos así es cuando encuentras el apoyo de todos ellos y son tu soporte para levantarte nuevamente. Cuando alcance mis objetivos o el estado en el que quiero estar, no quiero hacerlo sola, quiero estar rodeada de las personas que llevo en mi corazón.

 ** ¿QUÉ DECISIONES VAS A TOMAR A HOY?**

¿La próxima vez que te llame tu mamá o tu papá les vas a contestar con mucho amor, y no porque “debes”?

¿Vas a llamar alguien que sabes que quieres y vas a comenzar a construir nuevamente una amistad, que por el tiempo dejaste enfriar?

¿Te vas a encargar de hablar con tus papás de tu día a día e involucrarlos más?

¿No vas a buscar la salida fácil en fechas especiales comprando un regalo. Vas a sacar tiempo para compartir?

¿Cuándo vas a llevar a tu mamá a tomar un café?

¿Vas a estar pendiente de las personas que quieres, sin esperar que ellos lo hagan por ti?

¿Vas actuar basado en lo que tu sientes, y no lo que asumes que sienten los demás?

¿Mañana a las 7 am vas a llamar a tus papás a preguntar como están y como amanecieron?

Esta lista crece y crece, aprovecha el momento, indaga en tu corazón que deseas cambiar, escríbelo y actúa ya, no esperes que te atrape el día a día y olvides todo lo que pensaste.

Escrito por Andrea Ramírez

@andrerc716

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

es_ES
en_US es_ES
Carrito de medicamentos Medicamento Deshacer
  • No hay medicamentos en el carrito.